Conocer la forma de vida de los indios es una gran ejemplo de vida en armonía con la naturaleza y con la comunidad. La alegría del juego infantil, la fascinación de su mirada hacia el mundo nos acompañan en este divertido número dónde incluso los padres, madres y abuelos acabarán pintados y descubriendo juegos hasta ahora desconocidos.

Contenidos de la revista infantil

  • Pluma Blanca y Lobo Hambriento
  • De judías y osos Lo que experimenta Pequeña Nube
  • El camino medicinal
  • Pequeño Zorro se convierte en curandero
  • Mi cumpleaños indio: Ropa, nombres, pintura
  • Pintamos un mandala
  • Llantén Como un polizón hacia América
  • El Invisible (Cuento popular indio)
  • Los indios y los caballos
  • Manualidades de papel Caballos indios recortables y una familia de jinetes
  • Cocina para papuses
  • Juegos de indios
  • La antorcha de Pequeña Pluma de Águila (Juego de corro)
  • Shingebiss

Pluma Blanca y Lobo Hambriento (niños indios de hoy en día)

Hace calor y hay inquietud en clase. Los niños indios tienen las cabezas inclinadas y escriben las palabras inglesas, pero susurran riéndose en su propia lengua, la lengua de su tribu, mientras la profesora mira bondadosa desde la ventana y no parece oírlo. Mañana y pasado mañana es Pow-Pow. Para este encuentro indio vienen cada año de todas partes los indios de la tribu. Se visten con sus vestidos antiguos, bailan sus danzas antiguas y explican sus cuentos antiguos. Incluso hacen un rodeo. Se pueden ver vaqueros e indios montados a caballos indomables y otros acontecimientos similares.

–¡Id a casa! –ordena finalmente la profesora–. Pero haced los deberes, aunque los caballos levantan tanta polvareda que no podréis ver casi vuestro cuaderno.

(…)

Mi aniversario indio

PLUMAS EN LA CABEZA

La imagen que a menudo se representa de los indios no es la más común sino que corresponde a la de un guerrero, distinguido especialmente, o a la de un jefe de una tribu, que solo llevaba las plumas en ocasiones especiales. Como nuestra fiesta es una ocasión muy especial y todos nos hemos distinguido por realizar hechos singulares, nos pondremos unas plumas en la cabeza.

(…)

Llantén, como un polizón hacia América

(…)

¡Por este motivo los indios también los denominan huellas del hombre blanco porque por todas partes donde llegaron los hombres blancos también empezó a crecer el llantén! ¿Sabían las familias viajeras qué tipo de tesoro habían llevado con ellas? A principios de la primavera, cuando el llantén empieza a crecer,

(…)

Heyoka y Súbito

Heyoka. Es un tipo de payaso o marioneta de los indios que lo hace todo al revés: corre hacia atrás, nada con ropa en el mar y desayuna desnudo. Dice “por favor” cuando recibe un regalo o “no tengo hambre” cuando está sediento. Los indios se reían mucho con todo lo que hacía. Pero Súbito hoy hace tantas locuras que no lo entiendo! ¡Por favor, ayudadme a descubrirlas!

(…)

Pintemos un mandala

Los mandalas son dibujos de círculos, que personas de diferentes culturas pintan desde hace miles de años. Se dibuja una rueda colorida, de manera que se puede sentir la fuerza que emerge de la imagen. Siempre tiene un centro y diferentes círculos que lo protegen y lo rodean.

(…)

Pintemos un mandala

Los mandalas son dibujos de círculos, que personas de diferentes culturas pintan desde hace miles de años. Se dibuja una rueda colorida, de manera que se puede sentir la fuerza que emerge de la imagen. Siempre tiene un centro y diferentes círculos que lo protegen y lo rodean.

(…)

El invisible (cuento indio)

El Invisible vivía con su hermana en la orilla opuesta. Su wigwam era grande, bonito y no faltaban pieles ni provisiones. Noche tras noche él volvía a casa después de cazar. Todo el mundo podía ver la buena presa en su canoa. Todo el mundo podía ver cómo la canoa se levantaba desde el agua. Pero nadie podía ver al hombre. Se hablaba mucho de él. Era el mejor guerrero, un hombre grande, fuerte y apuesto. Todas las chicas del pueblo deseaban encontrárselo una vez. Pero ninguna lo había conseguido.

(…)

Suscríbete por 27 euros al año y recibirás en casa los 3 ejemplares que incluyen cada uno la revista para niños y el suplemento para familias y maestros

¿Prefieres no suscribirte pero quieres comprar un ejemplar de Indios?